jowke madrid salsa bachata kizomba - relatossalseros.wordpress.com

Jowke Madrid

Volver al índice    Ir a su Facebook

He estado varias veces entre Navidad de 2018 (diciembre) y otoño de 2019, todas en sesión tipo invierno, y especifico mucho las fechas porque porque tengo la impresión de que varía mucho en función de la época del año (incluido verano, que me consta que hacen sesión al aire libre). El día de de Navidad del que hablo, entre las diez y media y las doce de la noche, estaba hasta la bandera, y el sito es grande. Insisto en que vi conocidos que estaban de vacaciones…

En primavera lo vi muy muy ambientado, quizas no tanto como en Navidad, pero le ha faltado muy poquito. A partir de otoño, no sé cómo irá la cosa, pero a mí me gustó.

El local, enorme, en un polígono en Alcorcón, muy cerca de donde se han celebrado congresos como el Shine Mambo o el Madrid Salsa Festival. Está muy cerca de un centro comercial en el que imagino que habrá restaurantes y demás. Y tiene parking…

Y luego las salas… una de bachata y kizomba enorme, y otra de salsa más pequeña.

La de bachata, yo diría que es lo más espectacular que he visto en mucho tiempo… por lo que sea, me ha impactado más que otras salas, o que incluso congresos como el Salamanca Bachata Festival.

La de salsa, que es donde he estado casi todo el rato todos los días, me ha encantado. Buen nivel de baile, buen rollo, muchas ganas de bailar… diría que he visto más cubana que línea.

Música muy buena. Y me atrevo a decir que dos de los días que he estado, ha habido bastante guaguancó del que me encanta, tal que por momentos me pareció estar en una sesión de salsa dura. Uno de los días se tornó la cosa a más timbera, los demás, han metido sólo algo de timba, y la verdad es que muy buena también. Reconozco que no me he quedado nunca hasta muy tarde.

Pero es que también han puesto salsa romántica. No sé si es que he pasado a ver esa sala (ese DJ) con muy buenos ojos, pero la verdad es que es una sesión que la disfruto muchísmo. Toda la salsa que he escuchado allí, me ha gustado.

En esa sala, una pista y una acústica bastante buenas. Incluso de forma puntual, percusión en vivo acompañando la música puesta desde cabina.

Volviendo a la de bachata, mesas con sillones alrededor de la sala… del suelo no puedo hablar porque no he bailado, pero la acústica me ha parecido mejor, incluso, que la de salsa… aunque es difícil precisar, ya que el tipo de música (menos instrumentación en este caso) lo diferencia mucho.

En general, público de todas las edades, y chicas con zapatos y vestidos. algunas de las caras que he visto, me sonaban de Rumba (New Garamond), otras, del circuito en general. Me ha dado muy buena impresión.

Como curiosidad, en navidades, en la sala de bachata han estado haciendo un desfile de modelos. No tengo muy claro a qué se debía porque no me he quedado a verlo.

La verdad es que me ha gustado mucho lo de poder tener una sala dedicada en exclusivo a la salsa. En un Madrid en el que la bachata, a veces ocupa mucho tiempo en las pistas, los que disfrutamos más del guaguancó, agradecemos estas cosas.

Por cierto, en la sala de bachata he visto bailarines de nivel en el escenario sin parar la sala para ellos. Creo que es otro detalle más que le da más magia aún a la sala, le da otro color. Lo he visto ya en Maracas, en The Host, en el Salamanca… y es algo que siempre me gusta.

Desde 2019, los domingos que he salido, he compaginado Cats con esta otra sala (especialmente la de salsa). No voy a caer en el error de compararlas porque creo que ambas tienen su encanto.

No sé si un sitio tan grande habría podido mantenerse en Madrid ciudad. Tengo mis dudas. Desde luego ha merecido la pena ir, y a los amantes del baile les recomendaría, al menos, conocerlo. Imagino que en verano ha tenido que ser ya una cosa espectacular bailando al aire libre, al más puro estilo Bonamara.

Salas como Jowke, creo que son las que habrán marcado la temperatura del SBK en madrid. Mientras hayan podido seguir registrando llenos como el de los días que he estado, habrá que seguir disfrutando de una ciudad en la que la cultura de baile va en aumento.

Y digo esto porque para llenar de esa forma esa cantidad de espacio, una ciudad tiene que gozar de una afición a bailar mucho mayor de lo que nos podemos imaginar. Me ha recordado a la época de las macro-salas de música electrónica.

Me decía un conocido en primavera, que desde que había conocido esta sesión, le daba la impresión de estar en el social de un congreso todos los domingos.

Aunque desde Madrid centro, se hace un pelín largo, reconozco que para tener experiencias como las que he tenido, me ha compensado mucho. Personalmente, creo que ha causado muy buena sensación en el circuito. El feeling que tiene la gente es muy bueno en general.

Y todo esto en un Madrid en el que hay sesiones SBK para poner a bailar a varios países a la vez.

Es curioso, por cierto, cómo según se va acercando verano, cada vez hay más luz cuando arranca la sesión… No he ido todavía a bailar en su terraza, pero los vídeos que he visto en redes son impresionantes.