Texto del cortometraje «Concepto Salsa»

(Ir al vídeo)

Eso que sonaba era Radio Aeropuerto,  Caracas en los años 70, y estoy seguro de que te lo ponen este fin de semana en Pincel o en Maracas y te lo bailas.

Lo que no tengo yo tan claro es que te bailases Vivo cantando de Salomé o a Hard day´s night de los Beatles,  también de los 70 en una discoteca no salsera.

De forma habitual, claro. No me refiero a una cena de Navidad de empresa que llevas un pedo como un avión. Lo que quiere decir que la salsa tiene algo especial.

A ver, es verdad que mucha gente empieza a bailar porque no tiene otra cosa mejor que hacer. pero luego vas un sábado a Pincel, y la gente se lo está pasando gitano. Y te vas un domingo a Cats, y lo mismo.

Porque engancha, engancha como una droga… algo tiene… es lo que hay.

Los hay que bailan en tiempo 1, los hay que bailan en tiempo 2, y los hay que bailan como les da la gana.

Aunque todo esto no empieza en los años 70, empieza a finales finales finales del siglo XV, cuando a los españoles nos da por ir a hacer las Américas, y entre otros, llegamos a Cuba, República Dominicana, y Puerto Rico.

Lo que pasa es que en Cuba, por ejemplo, en 50 años nos habíamos cargado prácticamente a toda la población aborigen.

Así que llenamos Las Antillas de esclavos procedentes de áfrica, negros en su totalidad. Los que llevamos a Cuba, pues fueron los afrocubanos, los que llevamos a Puerto Rico, los afroboricuas.

Y con ellos viajaron su forma de entender la música, su forma de entender la vida en general, su percusión, su baile.

Nosotros nos llevamos para allá el flamenco, la rumba… que ya de por sí era una fusión de bailes, de géneros, gitanos, hindús, incluso con tintes e influencias moriscas.

Todo esto (danzón y contradanza aparte) dio lugar a la primera gran fusión de bailes en Las Antillas. afroboricua partiendo de la bomba en Puerto Rico, afrocubanoafro-rumba como un nombre más genérico, afrocaribeño si le prefieres llamar así.

Aunque para llegar a todo esto primero tuvo que abolirse la esclavitud, y luego, pues echarnos de todo el caribe. Pero que vamos, que nos echaron los yanquis, no nos hagamos líos.

De esta forma Puerto Rico con la plena y otros géneros, y cuba con el son, parte de su ADN a partir del siglo 20, encuentran su verdadera identidad musical.

Claro que, esto no les sale gratis, porque La Habana se libro del imperialismo español… para dar paso al americano. Así que junto a la rueda de casino, llegaron los Capone y compañía, y su monopolio llamémosle del ocio.

Para los años 30, la emigración de músicos cubanos y caribeños en general hacia nueva york, hace que allí se empiece a cocer el caldo de cultivo (en parte) de lo que hoy conocemos como salsa.

Y eso es porque la música afrocaribeña se empieza a fusionar con el jazz.

Si bien todo esto se da en el llamado Barrio, que no es otra cosa que el este del Harlem, junto al Bronx, lleno de puertorriqueños, o neorriqueños como allí se les llamaba, mezclándose con los negros afroamericanos, en Estados Unidos seguía habiendo racismo, los negros tenían que ir de pie en el autobús y cosas así.

Bueno, en realidad estas imágenes son de este año.

Y en los 50 el mambo, que venía originandose desde años atrás, y que en el Nueva York de aquella época termina de explotar, y que junto con las big bands, consiguieron hacer que negros, blancos, latinos, judios… todos bailasen en las mismas salas.

Pero antes de seguir y para comprender un poco mejor el concepto salsa, vamos a escuchar a Celia Cruz, a Eddie Torres, y a Carlos de León.

En Cuba también se habían seguido todas estas tendencias, y por supuesto haciendo la guaracha que se escucha de fondo, por no llamarla salsa.

Pero… en el año 59 entró el señor de los balseros, y todo lo que venía de Cuba pasó a estar mal visto en Estados Unidos, incluida la música.

Por otra parte estaban los hijos de los neorriqueños de los años 30: A ver, a un tío que vive en un barrio marginal, rodeado de matones y de familias pasándolas canutas, no puedes tratar que se identifique con un conjunto de habaneras.

Así que sólo había que cambiarle el nombre a lo de siempre, darle un pelín mas de chispa, y un look más acorde a su público.

Es así como nace el concepto salsa a finales de los 60 y se hace un auténtico boom durante toda la década siguiente. concretamente, la denominada salsa brava.

Aparte de Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico, de forma paralela, el llamado movimiento salsero se extiende por todo Latino-América a través de las emisoras de radio y de las discotecas que iban abriéndole paso al nuevo género, tanto importando música de Estados Unidos como con sus propias bandas.

En Venezuela y en Colombia la salsa se convertirá en el icono de su música.

Lo de Colombia será punto y aparte… Bogotá vivirá por y para la salsa hasta los 90: Concursos de baile, matinés, jóvenes que se escapaban por la noche a escondidas sus padres… tuvo su propia «ruta fiestera«.

En Cali, apodada capital mundial de la salsa llegaron a generar su estilo propio. La verdad es que cuando se les ve bailar es como si sus zapatos pesasen uno o dos gramos menos que los de el resto del mundo.

La salsa supuso también en estos países, un acercamiento entre clases sociales, haciendo que de una forma sin precedentes, se vieran unidas en su forma de ocio.

Es en los 80 cuando la salsa empieza a sonar más en Europa y se tienen sus primeros registros en España, aunque no será hasta los 90 con Juan Luis Guerra, cuando España se entere un poco de qué va todo esto.

Coincidirá con el surgimiento de la salsa romántica de los años 80 y 90.

Pero en España, y en Madrid concretamente, su expansión será muy lenta en estas dos décadas, ya que en los 80 tuvimos la movida madrileña, y en los 90 nuestra ruta particular en toda España.

A finales de esa década (los 90), probablemente había ya muchos sitios en los que bailar, pero del circuito actual, Ramdall en su Facebook indica que abrió en el 99, y Pincel se volvió disco salsera recién entrado este siglo.

El boom de la salsa en Madrid y en España, se ha dado en la década actual. Y el concepto sigue evolucionando, totalmente orientado al baile más que a la música.

Al igual que en los 60 se utilizó el término salsa para englobar todo los ritmos del caribe, como el mambo o la guaracha, hoy en día los grupos salseros dan por hecho que salen a bailar también kizomba y bachata sensual.

En cualquier caso, la salsa es un movimiento social, de libertad en el siglo XIX en el Caribe, de búsqueda de identidad en la inmigración del Nueva York de los 60, y de búsqueda de ocio alternativo en la Europa de la crisis de 2010.

Así que tengas el nivel que tengas, sigue disfrutando de ella.

(Ir al vídeo)