Diego Rodriguez - Relatos Salseros

Diego Rodríguez

Diego es bailador y amigo mío, los dos empezamos a bailar en la misma escuela. Lleva casi una década en el mundo-baile.

Tras largas charlas sobre salsa y baile, el 21 de julio de 2019, quedábamos en el Mercado de Barceló para llevar a cabo este relato y bailotear en Madrid Tiene Tumbao. Finalmente nos liamos más de la cuenta hablando y no dio tiempo a danzar.

Acuarius para los dos, el mío de naranja.

Relatos Salseros: ¿Queda bailando alguien de los que empezó contigo en 2010?

Diego Rodríguez: No que yo sepa. En bachata sí, Susana, hacía rumba también con Monier.

Yo veo que es como si tuvieses que ir a una sesión de salsa dura para ver gente que lleve 20 años bailando, y todos línea.

Es según lo vea la gente, como algo que necesita o simplemente algo social pasajero. También la gente lo quema mucho en su primera etapa.

¿Y a la rumba le ves futuro?

En una década, el mismo que hay ahora. Es algo pequeñito, y hay escuelas dándole difusión. Es bueno que haya profesores y también profesoras, porque con profesoras pueden aprender mejor las chicas. Y si bailan chicas, acaban bailando chicos. También al ser algo cultural de Cuba, está más lejos de nosotros.

A ver, para mí el afro-cubano es parte de mi afro-rumba, yo no lo separo aunque el primero sea religioso y muchos movimientos no los puedas meter en tu salsa.

Es que los profesores lo enseñan junto y a nosotros se nos complica separarlo, pero de raíz son diferentes. La rumba es algo callejero, se consideraba irrespetuoso y según el tipo de salsa que esté sonando, puede no ser lo mismo usar movimientos de rumba que de afro, de adoración a los orishas. La rumba es conquista, vacunaos (en el guaguancó).

A mí me gusta que me expliquen estas cosas.

Pero algunos profesores dicen que eso vaciaría las clases de baile.

Te tiene que gustar culturalmente. Son cosas de cultura afrocubana.

Y haitiana, y dominicana. Yo creo que en un país como este, si te vienen con estas cosas nada más empezar, igual te asustas y lo dejas. Fíjate que el trasfondo original son los orishas. Sigo leyendo las novelas de Enrique Solla con cosas de la cultura youruba, y no diferencio bien lo que es ficción.

El show del Shango Baila de este año estaba ambientado en la cultura Abakuá. Igual a partir del segundo año podrían explicar por encima estas cosas, en España tenemos mucho desconocimiento

Por poner un símil cultural, un extranjero puede ver cantar una saeta en Semana Santa y luego un cante flamenco y pensar que son lo mismo. Pero el contexto es muy diferente.

Afro y Rumba - Diego Rodriguez - Relatos Salseros
Afro y Rumba

Yo he ido a varios Shango Baila y a intensivos de Afro-Rumba y es difícil verlo sólo como baile o historia. Coincido en que las sevillanas o las saetas son folclore popular español, pero pueden tener más implicaciones.

¿Y la historia del mambo y de la salsa actual sería buena?

Igual.. en el primer año no, quizás poco a poco a partir del segundo. Sobre todo que nos hablen del son

El son bailado y la línea, poco tienen que ver.

Bueno, a mí me dijo un profe cubano que par él la línea era hustle, que es un baile americano disco creado en los 70. Y en Lindy-hop hacen Open-break. Los bailes se relacionan entre sí.

La gente que baila línea en 2, lo que comúnmente se denomina hoy día mambo, bailan en tiempo de son. En los 50, en Palladium, los bailadores demostraban su nivel tanto haciendo pasos libres como en pareja. E improvisaban, un poco como una jam-session de baile.

De Palladium en sí no hay vídeos, sólo fotos. El mambo explotó allí en forma de música por las orquestas. Originalmente, los mambos eran una sección dentro del danzón, que luego la sacaron aparte.

Por cierto, el mambo original cubano creo que se bailaba en 1.

50 mambo dancers - Diego Rodgriguez - Relatos Salseros

Leí que era una parte de una canción: ¡Vamos a mambear!. Pero saber música requiere una formación muy específica, por eso me reconozco bailador y trato de crecer ahí. Aprender a interpretar la música.

Creo que el bailador debería centrarse en aprender lo que quiere transmitir cada género musical, y dónde realza esa importancia. No debemos intentar ser compositores.

Si estás escuchando a Havana de Primera, cuando dice: ¡Vaya, camina por arriba del mambo! y se viene arriba la canción, interpretarlo correctamente, igual que ser más cercano con la salsa romántica, y no bailarlo como una oda al Shango.

Cuando das con profesores que explican esto, piensas que es bueno porque te están enseñando a interpretar la música.

A mí me interesó más todo esto cuando vi que los distintos ritmos se bailaban con distintas cadencias: timba, mambo, rumba, son, salsa romántica.

Tú ya vas a bailar toda tu vida. En ese aspecto, a mí me cambió el Shango Baila.

Disfruto mucho en una sesión de timba, es alegría, es conquista. Y con la bachata siento más intimidad, romanticismo, que con la kizomba no he llegado a sentir. Por cierto, como segundo baile metería la rumba, que casi todo el mundo hace salsa y bachata.

Veo cierta kizomba actual muy cercana a la música negra americana. Con origen africano, pero con un sonido occidentalizado cercano al R&B, como la bachata moderna, de origen dominicano pero hecha en Estados Unidos.

Cuando la música se ha dado a conocer fuera de sus países de origen, los productores van adaptando el sonido para ampliar el público en el país receptor.

Y creo que la bachata sensual tiene su bastión en artistas españoles, que son los que copan los congresos por todo el mundo llenando los carteles. De Kizomba veo que muchos profesores vienen de Francia y Portugal.

Ahora están las sesiones 100% salsa y 100% timba, que se las ha buscado su gente para disfrutar de esa música, unos con la elegancia y otros con la juerga callejera, y creo que es por el auge que ha tenido la bachata.

Yo ahí pediría un respeto por ambas partes, y que se interesen por aprender de la otra para enriquecerse. Por cierto, hay gente de salsa cubana que no está muy de acuerdo en que la línea sea más técnica.

Salsa banda e instrumentos - Diego Rodriguez - Relatos Salseros

Yo ya me intento fijar en si la campana me marca más el 1, o si la tumbadora me pide bailar en 2.

Este año he trabajado el tiempo 2 y uno de los profesores nos contaba que cuando llegó aquí le costó adaptarse porque todo el mundo bailaba cubano y en 1. Y otro profesor me comentaba hace poco que los puertorriqueños se adaptaron al Break on 2 para poder bailar con gente de fuera de Puerto Rico.

Creo que están potenciando el tiempo 2 en los congresos para que la gente lo meta en su línea. En Benidorm Salsa Congress he visto mucho nivel y talleres en 2.

Me ha parecido aunque el paso básico lo comienzan haciendo 123 567, en cuanto empieza la figura lo abandonan y se van a tiempo de son 234 678. Vamos que bailan en power on 2, no en break on 2.

Y los pasos libres son una amalgama de estilos. Muchas cosas de los pasos libres de línea están sacadas del claqué y de los bailes de salón, y de cuando comienza el soul.

Por lo que he visto en Benidorm y en Burgosalsón, parece que hay mucho nivel de baile en Italia, y que profesores de renombre llevan tiempo allí instalados porque allí está todo muy instaurado.

¿Te hubiese gustado haber aprendido a bailar en 2 desde el principio?

Estoy bien habiendo aprendido en 1 porque es más fácil en general para cualquier persona, y es donde la música suele llevar los golpes fuertes, da igual el género.

Para contar en 2 te tienes que fijar en instrumentos, se tiene que explicar muy bien. De hecho, creo que en EEUU en el estilo NY enseñan a contar en 1 para bailar On2 porque es el tiempo que la gente encuentra más fácilmente, aunque se enfatice On2.

No creo que bailar On2 te haga sentirte especial con respecto a On1, y muchas canciones están hechas para bailar en 1, la timba la bailo en 1, con el son ya me fijo en algún otro instrumento.

La primera explicación para aprender a bailar en 2 me la dio un profesor cubano, bailarín profesional durante muchos años. Me dijo: El 1 se baila con la melodía, donde cualquier persona lo seguiría, y el 2 con la tumbadora.

El propio Eddie Torres cuenta que bailaba de calle hasta que le convencieron para aprender un método de conteo estándar.

Eddie Torres - Diego Rodgriguez - Relatos Salseros

Lleva lo suyo aprender todo esto, sobre todo para ti y para mí que estamos en tierra de nadie, ni formados como instructores, ni los típicos de figuritas y socializar.

En los congresos es muy difícil aprender nada, y las escuelas  se enfocan a tener cuanta más gente mejor, no a especializar, así que van a figuras y figuras, por lo menos los primeros años.

¿Por qué crees que sigues bailando cuando otros ya han parado?

Por lo que supone el baile para mí y para ellos. Igual si hubiese tenido otra afición más importante en su momento, le hubiese dedicado menos tiempo al baile.

¿Has ido por la escuela últimamente?

Estoy muy desconectado. Estuve los 3 primeros años y salí a conocer más mundo, pero yo nunca me olvidaré de dónde empecé ni de con quién, y lo voy a tener muy presente porque a partir de ahí ha sido la base de todo., de que me ilusione.

Es una escuela de barrio y suele ir gente que vive cerca. La cantidad de escuelas que hay ahora con respecta a 2010, y lo que se ha hecho alrededor de la industria: congresos, etc., lo ha cambiado todo.

El grupo humano que hicimos allí, consiguió que muchos nos ilusionásemos con el baile, y fíjate que la gran mayoría ha dejado de bailar ya.

¿Y estar con una chica que no bailase, podrías?

Sí, pero probablemente la relación sería más difícil por eso mismo. Igual que pasaría si ella tuviese una pasión que yo no compartiera para nada.

Clase Timba - Diego Rodgriguez - Relatos Salseros