https://www.facebook.com/salacalipsomadrid/

Tres años escribiendo

Esta semana, concretamente el jueves, alcanzaré el tercer año dándole vida a este blog, y de momento también siguen acompañándome las ganas de escribir, de plasmar mis impresiones de lo que voy viendo en el mundo-baile.

Por supuesto, sigo teniendo las mismas ganas de bailar (o más) que cuando empecé ahora hace más de 7 años. 

Y digo baile porque ahora sí que, sin duda alguna, me he dado cuenta de que lo mío es el circuito, los bailadores de escuela, la salsa de salón. Eso no quita para que viva la música salsa con auténtico fervor como si de un melómano se tratara, pero me gusta pisar pista, moverme a ritmo de guaguancó, hacer figuras.

Ya escribí también, cómo para mí un salsero es aquel que disfruta la salsa, que la siente, que la goza, dejando aquí fuera a los que bailan únicamente por socializar o por tener un hobby, sin tener que ser melómano o instructor de baile.

Cada vez valoro más la rumba cubana, y pienso que no es necesario buscar una música muy rumbera para meterla en tu baile, ya que la salsa desde su raíz la lleva intrínseca. He leído que el guaguancó neoyorquino, es llamado así por llevar la percusión del guaguancó cubano (el ritmo), aunque hay quien no está de acuerdo en ello.

Con el tiempo, admiro y respeto más a los distintos tipos de bailador (timbero, bachatero, reggaetonero, kizombero, etc.), a la vez que me cuesta más bailar los ritmos que no son salsa, por lo que procuro socializar mientras suenan.

Disfruto muchísimo de una sesión SBK con buena salsa. Ya me encargo yo de escuchar la música viendo bailar mientras suena BK, incluso de sacar a pasear un poco mi Bachata Madrid.

Ya hablé en su día que el SBK puede ser perfectamente, los bailes de salón del siglo XXI. Vamos a esperar 10-15 años más a que muchos de mi generación entremos en ciertas edades, y que los que ahora bailan pasodoble vayan dejando de bailar.

Gracias a Jorge Aguirre Saoco, Javier Murillo, Nayara Prudencio, Stefanía Arias, Antonio Calvo, Nina Jinks y Damián Madrid, Delfín Alcolea, Daniel Maiorano, Tony García, Diego, Francisco, y Bego por haber participado este año en el blog, y más aún por la actitud con la que han venido.

Trataré de seguir consiguiendo la participación de bailarines, artistas, y profesores, ya que creo que enriquecen mucho este sitio web, y aún llevándome mucho más tiempo que escribir mis propios relatos, merece realmente la pena por todo lo que aprendemos de ellos.

He reabierto la sección de sesiones, pero en pocas semanas la he dejado con los logos de las salas porque me aburre un poco subir los carteles con regularidad. En cualquier caso, en cada ficha hay un link al Facebook de esa sesión.

En realidad, mi intención es que RelatosSalseros.com se conozca como un blog para bailadores con relatos de todo tipo, con un apartado de cultura general sobre salsa, y con una bitácora sobre las salas de baile que he ido conociendo, independientemente de que ofrezca cosas aparte, como páginas de sesiones o de profesores.

Un sitio en el que encontrar crónicas a posteriori, y no información a priori.

Creo que Relatos Salseros está teniendo buena acogida en la comunidad de baile, y aunque hay relatos que atañen a la más rabiosa actualidad, muchos otros perdurarán mucho después de que yo haya dejado de escribir y de bailar.

Gracias de corazón, a todos los que leéis mis publicaciones.

Un abrazo,

Raúl