Salsa romántica: ¿Por qué la bailamos sin romanticismo?

La salsa romántica, ese fenómeno que explota en Latino-América mucho después del boom de los 70 en Estados Unidos.

Basta con ver una pareja de venezolanos bailando, para darse cuenta de que no tiene nada que ver con lo que hacemos aquí en Madrid. la forma de moverse, de mirarse entre ellos, de dejarse llevar sin pensar en qué figura hay (o no hay) que hacer.

Aquí en Madrid, nos ponen una salsa romántica y la bailamos como si se una timba cubana o de un mambito se tratase.

La mayor parte de bailarines que conozco, tienen su repertorio de figuras y les da igual si están poniendo el Yo no sé mañana (de Luis Enrique), el Que bola que vuelta (de Berna Jam), o el Hong Kong mambo (de Tito Puente).

Salsa romantica haciendo figuras - relatossalseros.wordpress.com
la mayor parte de bailarines que conozco, tienen su repertorio de figuras, y les da igual si están poniendo salsa romántica o timba cubana.

Es como si nos hubiesen enseñado a hacer figuras sin prestar atención alguna a la música que está sonando. Nos basta con que tenga una base salsa para ponernos a hacerlas. Y lo que conseguimos es poner a una chica a hacer giros espectaculares mientras suena una canción en la que lo suyo sería bailar con la mayor de nuestra sensualidad.

Este artículo lo podría haber hecho de forma genérica, centrándome en que bailamos sin tener en cuenta la música, pero lo he enfocado en lo que a la salsa romántica se refiere porque es lo que más pena me da de todo esto.

Bajo mi punto de vista, la salsa romántica es diferente, no está hecha para hacer figuras complejas, ni para mover el cuerpo con movimientos afro-cubanos. Se goza con una complicidad diferente en lo que a tu pareja se refiere.

La salsa romantica es diferente - relatossalseros.wordpress.com
la salsa romántica es diferente, no está hecha para hacer figuras complejas, ni para mover el cuerpo con movimientos afro-cubanos. se goza con una complicidad diferente.

De todos los estilos de salsa que he bailado, probablemente este es el que requiere más entrega emocional para con tu pareja. Es el estilo en que más a un lado hay que dejar el egoismo y la vanidad personal (las ganas de lucirse o de hacer lo que te apetece sin pensar en tu contrario/a)

Cuando bailas línea, te pasas 5 minutos haciendo que la chica se luzca, el cubaneo es una expresión de libertad, la salsa romántica creo que requiere cierta afinidad para disfrutarla. Probablemente sea el estilo en el que más se nota si hay cierta atracción o feeling entre los bailarines.

Esto lo podrían enseñar perfectamente en las escuelas, pero no sé hasta qué punto les sería rentable decirles a sus alumnos que se olvidasen un poco de hacer figuritas, y que prestasen más atención a un encuentro más… llamémosle X, durante lo que dura la canción.

¿Será por todo eso que a muchos latinos ven la salsa como algo demasiado personal como para que su pareja la baile con otras personas?

No quiero decir con esto, que bailando línea no pueda tener uno una súper-conexión con su pareja de turno… puede también surgir una auténtica llama de sentimientos bailándola, pero en principio la veo más para la galería.

Por cerrar este artículo, recuerdo que en el Shango 2015 hice un taller de salsa romántica. Dentro de lo que es utilizar el romantiqueo para hacer figuras, no nos vendría mal a todos aprender las que van más acordes con ello. Me gustó el taller, por cierto… la forma de rodear a la chica mientras la girabas, merecía la pena.