fuego en el 23 - enrique solla - relatossalseros.wordpress.com

Fuego en el 23: Novela negra en clave de salsa

Cuando hace unos meses fui al AlmaZén a conocer a Enrique Solla, tuvo un detalle afectuoso conmigo regalándome la primera entrega de su libro Fuego en el 23. Y le debía este artículo, las cosas como son…

Entre el trabajo y mi mundo-salsa (escuela, salidas, blog…), no he tenido tiempo de leerlo hasta este verano, pero la verdad es que ha sido uno de los libros que menos tiempo he tardado en leerme. Probablemente porque todo lo que huele a salsa suele absorberme de una forma incomprensible para otros.

Esto anterior, unido a mi devoción por la novela negra, ha generado un cóctel perfecto sobre el que ir navegando en cada rato libre que he tenido.

La historia comienza con una escena que podría leer unas cuantas veces seguidas, si no fuese porque según la visualizas, estás como loco por seguir buscando porqués.

Tremendo relato en el que se dan cita acontecimientos relacionados con la historia del mundo-salsa madrileño del que estoy pudiendo saber más a partir de gente que estoy conociendo.

Menciones a conceptos de la cultura cubana de los que ya sabía algo gracias al Shango Baila, pero que Enrique adereza dándole ficción con ese toque que le dan los que gustan de escribir bien.

Los rusos, los cubanos, la bailarina de ballet negra que no baila salsa, el detective, Pe-Be el break-dancer, la tanguera, la casa de las locas… todo a velocidad de vértigo, como las ruedas que organiza los viernes por la noche en su local.

Hay otra escena, un pasaje dentro de su historia, tremendamente emotivo, en el que los salseros madrileños del momento, se reúnen para un fin concreto en un lugar determinado (no quiero contar el detalle), y a colación de esto, le comentaba hace dos semanas a Enrique que hoy en día, para lograr algo así en Madrid, tendría que venir alguien de Naciones Unidas y juntarnos a todos en la plaza mayor…

Ha debido ser toda una experiencia conocer la salsa en Madrid desde sus inicios.

Quizás leyendo relatos como el suyo, me doy cuenta de que tengo mucha gente de la que aprender, no sólo en pistas de baile, si no escribiendo. Y que la humildad es la base de todo progreso. Como invitaba a ser antonio vega: Daba miedo viejo lobo, afirmando que él era el peor

Por cierto, cada capítulo, una canción que entiendo que ha significado algo para él (no se lo he preguntado).

He podido ver también, como algunas de las reflexiones que he plasmado en Relatos Salseros, ya las comentaba él en su libro (como por ejemplo, la ausencia de alcohol en buena parte de nuestro entorno).

Qué bueno ver que somos muchos los apasionados de todo esto… como ya le he dicho, espero impaciente la segunda entrega.

dedicatoria enrique solla - relatossalseros.wordpress.com